¿Por qué no debería haber símbolos religiosos en Instituciones y Centros Públicos?

La constitución española establece que este país es un Estado Aconfesional, en la que no se debe privilegiar ninguna religión por encima de otra ya que, como establece la propia constitución, “ninguna religión tendrá carácter estatal” por el hecho de que tiene que haber una separación entre Iglesia y Estado (Artículo 16).

Imagen procedente de ihistoriarte.com


No me parece mal que existan símbolos, capillas y templos de una determinada confesión religiosa, están en todo su derecho de asistir y las personas son libres de practicarla o no, sin embargo eso debe ser fuera de las Instituciones Públicas, el problema es que estén en ellas porque supone que se favorezca y se utilicen suelo y dinero público en favor de una determinada religión, ya que el sueldo del capellán y el mantenimiento de esa capilla dentro del espacio público van a cargo del Estado, y los impuestos no solo lo pagan los católicos porque sean impuestos directos o indirectos los pagamos todos los españoles.

En un Estado aconfesional el mismo derecho a estar en una Institución PÚBLICA de una capilla  o símbolos católicos lo tienen evangélicos, ortodoxos, musulmanes, budistas, hindúes o judíos si solo existe la de una religión  se vulneran las creencias de los que no profesamos la misma religión y estás dando carácter oficial a una determinada religión.

Hay quienes sostienen que solo la católica tiene derecho a estar en Instituciones Públicas porque dicen que forma parte de nuestra cultura y las otras no, sin embargo ni los iberos ni celtas ni Tartessos eran católicos, los griegos, cartagineses y romanos tampoco eran católicos cuando llegaron a la península, los visigodos tampoco eran católicos cuando llegaron, en los 7 siglos que estuvieron los árabes dejaron un legado cultural que es musulmán, aunque alguna parte haya sido convertido en templos católicos, los judíos han formado parte de nuestra cultura hasta que los echaron los “Reyes Católicos” dándoles a escoger entre convertirse o irse para mantener la llamada “Unidad de la Fe”, la reforma protestante también llegó a España y muchos fueron quemados por herejes por la Santa Inquisición, etc.

Otro motivo que se alega, es que no hay dinero para hacer capillas de todas las religiones, pues algo más sencillo, en vez de católicas que sean multiconfesionales o sencillamente que no haya capillas religiosas de ningún tipo, en Instituciones y Centros Públicos, porque en democracia es fundamental el respeto de las minorías, y el respeto a la libertad de las minorías religiosas implica no dar privilegios a ninguna.


El otro es que como es la religión mayoritaria tiene que estar ahí, lo público, es de todos en su conjunto, no de ningún colectivo sea mayoritario o minoritario, y su presencia supone una violación del artículo 16.3 de la Constitución al dar carácter estatal a una religión.

¿Qué opinas de este post? Por favor, deja tu opinión mediante un comentario y si te gusta te agradecería que le dieses difusión en Facebook, Twitter o Google+

2 comentarios:

enrique mondaini ludueña dijo...

Separar la Religión del Estado sería un paso evolutivo dentro de la Sociedad, si esta tuviese consciencia de la manipulación que ha existido desde tiempos inmemoriales para el sometimiento de las personas por medio de la mejor arma que se puede utilizar para ello: el Miedo.
No hace falta poner leyes muy restrictivas para dominar un pueblo, con solo esparcir el terror a algo intangible, es más que suficiente; y para esto un Dios bipolar que hoy bendice un niño y mañana hace lo mismo con un arsenal de armas que mataran a ese niño, el que no lo puedes ver ni oír solo por la boca de sus “Elegidos” que promete que estarás a salvo en los “lugares santos”, que a pesar que han pasado siglos y siglos te sigue hablando de “leche y miel” aunque te atiborres de hamburguesas en el Mc Donalds, ese Dios al que debes agradecerle todo cuanto tienes incluso a los gobernantes y sus chanchullos, es el que adherido al Estado le da a este la herramienta de seducción y dominación necesarias para establecer el Estado Borreguil como lo llama un amigo.
La Religión está presente en la Educación, en la Defensa, en la Justicia, en las Acciones Sociales cuidando de los “necesarios” pobres, que gracias a su existencia ellos pueden continuar con su obra de demagogia, rescatando “ovejas perdidas”.
Y los símbolos son el recordatorio permanente de ese sometimiento. Se debe tener presente el Miedo a perder la “gracia divina”, el Miedo “al que todo lo ve”, la Culpa por haber crucificado a un tío hace 2000 años, la Culpa porque otro tío se puso una hoja de vid para taparse el pene hace un mogollón de siglos; mentiras, falsedades, leyendas, oscurantismo, señales secretas, códices ocultos, misterios, lugares donde se guardan verdades tremendas, paranoias, conspiraciones, secretos en voz muy baja, todo para crear la atmósfera que haga efectivo el dominio del hombre sobre el hombre, con solo mirar un símbolo…

Jorge Juan Morante dijo...

Gracias por tu comentario, Enrique.