¿Cuál era la ciudad ideal para Platón?

Platón, como discípulo de Sócrates, también era crítico con la democracia ateniense.

Ciudad Ideal, Piero de la Francesca.
Imagen procedente de Ángulo Recto

En diez libros llamados en castellano República (aunque su nombre original era Politeia, Constitución de la ciudad) establece primero lo que sería su ciudad-estado ideal.

En la ciudad de la República de Platón se establece una división social en tres clases: filósofos-gobernantes, guardianes-guerreros y trabajadores-productores. Cada clase está orientada a cumplir una función por el bien común de la ciudad y que de esta forma en la "harmonía" de las virtudes sea una ciudad justa.

Los filósofos-gobernantes son los encargados de gobernar la ciudad porque son los que están dotados de la virtud de la “inteligencia” para llevar los asuntos de Estado por ello no pueden llevar una vida retirada y tienen que dedicarse exclusivamente a gobernar los asuntos de la ciudad. Se les encomienda esa misión porque en el "mito de la caverna" representan a quienes han visto la luz y deben enseñársela a los que viven en la caverna.

Los guardianes-guerreros son los encargados de mantener el orden y defender la ciudad porque están dotados de la virtud del valor.

Los trabajadores-productores son los encargados de producir las necesidades básicas (alimentos, vestimentas y alojamientos), deben obedecer a las dos clases anteriores porque son los que están dotados de la virtud de la templanza.

Posteriormente en las Leyes, establece como órganos de gobierno de su ciudad ideal un consejo de ciudadanos, elegido por sorteo entre los ciudadanos de más edad, y un “Consejo Nocturno” (con funciones similares a las de la Inquisición).

Ante todo, en la ciudad ideal de Platón habría igualdad de género, lo importante para pertenecer a cada clase que se establece en la República es tener la virtud de cada persona y esto es inherente al sexo de la persona, y en las leyes tampoco se establece distinción por sexos con lo que establece una diferencia con la democracia ateniense de la época que solo permitía la participación política de los ciudadanos varones.

Por otro lado, Platón, en su ciudad ideal aboga por la eliminación de la propiedad privada y el establecimiento de un sistema de solidaridad y justicia, con un sistema educativo para todos los ciudadanos.

Bibliografía

GARCÍA GUAL, CARLOS. "La Grecia Antigua". En Vallespín, Fernando (Edit.). Historia de la Teoría Política. Volumen 1. Madrid. Alianza Editorial. 2002. Pp. 57-174.
PLATÓN. “Las leyes”. Disponible en http://www.filosofia.org/cla/pla/img/azf09007.pdf


Qué opinas de este post? Por favor, deja tu opinión mediante un comentario y si te gusta te agradecería que le dieses difusión en Facebook, Twitter o Google+ o votando este blog en los Premios Bitácoras 2015 como mejor Blog de Opinión pinchando aquí.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No es muy confiable si escribe armonía con H, lástima!

Jorge Juan Morante dijo...

Para su información, sr. Anónimo, la RAE admite tanto Armonía como Harmonía: http://dle.rae.es/srv/fetch?id=3bXmVta

Además cuando la pongo entre comillas es para hacer referencia a la palabra original que si lleva h.

Lo que no es muy confiable es alguien que comenta desde el anonimato.