¿Cuáles son los orígenes económicos de la Integración Europea?

Orígenes económicos de la integración europea
Imagen procedente de claseshistoria.com

Los orígenes de la Integración Europea estarían en las necesidades económicas que, en el siglo XIX, creó la Revolución Industrial, ya que las nuevas industrias veían limitado su comercio por las fronteras nacionales y que llevaría a las unificaciones de Alemania e Italia.

Los avances que la Revolución Industrial produjo permitieron aumentar la producción y reducir sus costes por lo que el nivel de producción llegó a superar la demanda interna de los países que hasta entonces llevaban unas políticas de comercio exterior excesivamente proteccionistas. Ante esta situación los estados tenían dos opciones: llegar a acuerdos de libre comercio con otros estados para exportar su excedente de producción o reducir las desigualdades económicas para aumentar la demanda interna. Influenciados por teorías librecambistas de Adam Smith y David Ricardo optaron por la opción de llegar a acuerdos de Libre Comercio.

Los acuerdos de Libre Comercio a los que se llegaron entre los diferentes estados europeos generaron cierta protesta, por ejemplo en Gran Bretaña el de las organizaciones agrarias y en Francia de la Siderurgia.

La necesidad de una unión aduanera y de unificar las monedas y medidas llevó a las Unificaciones de Alemania e Italia.

La aparición del Ferrocarril y del barco de vapor hizo posible reducir las distancias en el comercio y junto a la reducción o desaparición de los aranceles permitió que productos pudiesen ir de una punta a otra del continente europeo.

El Patrón Oro permitió establecer un tipo de cambio entre las diferentes monedas nacionales a partir de los depósitos de oro que respaldaban cada moneda.


A finales del s. XIX la rivalidad económica y tecnológica entre Alemania y Gran Bretaña polarizó el continente, llevó a la restauración de aranceles, aunque no a los niveles excesivos de épocas anteriores, posibilitó acuerdos entre organizaciones de productores de diferentes países sobre los precios en ámbitos como la siderurgia o la fabricación de raíles. A la larga esa rivalidad y polarización del continente desembocaría en la I Guerra Mundial.

¿Qué opinas de este post? Por favor, deja tu opinión mediante un comentario y si te gusta te agradecería que le dieses difusión en Facebook, Twitter o Google+, también puedes votar este blog en la categoría Periodismo y Política de los Premios Bitácoras.

2 comentarios:

carlos javier nuñez vazquez dijo...

Genial !!! eso debieron de ser los primeros pasos. Ahora solo te falta colgar la declaración de Schuman, del 9 de mayo de 1950. Y no doy mas datos, jajaja, CECA....

Jorge Juan Morante dijo...

Aún falta un post entre medias sobre el periodo de entreguerras.